Golias

Un guerrero veterano

Description:
Bio:

Infancia y juventud

Golias nació en un pequeño pueblo en la frontera de Myethur, hijo de Tweggar, el rojo y Rada la bella.
Mientras que Rada era autóctona del reino, Tweggar era un aventurero nacido en Kemenar, descendiente de un clan bárbaro de las montañas, cuyos viajes lo llevaron al Sur, donde engendró a Golias, y luego siguió su vida de aventurero, dejando a Rada sola en la crianza del niño.

Golias heredó de su padre una gran contextura física y cabello claro, que rápidamente lo marcaron como un extranjero en su propio pueblo (donde todos eran delgados y de cabello negro), y lo convirtieron en blanco de burlas y discriminación.
Al verse tan seguido envuelto en peleas, el joven tuvo que aprender a defenderse, y al cumplir 16 años, decidió marcharse del pueblo y tener una vida de aventurero como su padre había tenido.

La vida en el camino

Golias comenzó su carrera de aventurero muy joven, pero gracias a su estatura y su fortaleza física nunca tuvo problemas para encontrar compañeros de armas.
Durante su juventud, Golias recorrió gran parte del continente y conoció a muchos aventureros con los que trabó amistad, entre ellos Hinda, un espadachín muy talentoso.

Reclutamiento

Después de 15 años viviendo como aventurero, Golias decidió volver a su hogar en Myethur, para asentarse, descansar y disfrutar de las riquezas que había acumulado durante los últimos años, pero al regresar a su pueblo natal, fue reclutado por el Ejército Imperial de Myethur.
Debido a la notoriedad que había alcanzado como aventurero, el hombre recibió el mando de un escuadrón, y los generales del ejército esperaban que la figura de Golias atrajera reclutas.
Al cumplir 36 años, Golias fue convocado para formar parte de un comando especial, y se le asignó el nombre clave La Torre, debido a su estilo de combate defensivo e impenetrable.
El grupo estaba compuesto por Golias La Torre; Keddar El Caballo_, un explorador montado, y *_El Alfil, un nigromante misterioso y muy callado.
Ese grupo respondía directamente al *Emperador de Myethur
, y se le asignaban misiones de alto riesgo.

Piezas en un Juego de Coronas

Golias fue parte de ese comando especial durante 10 años.
Las misiones en general consistían en exterminar monstruos que amenazaran las colonias que Myethur estaba desplegando en Las Tierras Salvajes, pero la mayor parte de las veces, el grupo terminaba luchando contra los elfos.
El primer Caballo duró poco tiempo en servicio, y fue muerto por una andada de flechas élficas 3 meses después de que se conformara el grupo.
Luego se agregaron más especialistas al grupo: magos, alquimistas, asesinos, guerreros, pero todos, invariablemente terminaban muertos o pedían ser transferidos a otros escuadrones en poco tiempo.
Los únicos dos que permanecían eran Golias y El Alfil.
Finalmente, luego de cumplir 46 años, durante una misión en el este, Golias comprendió que lo que estaba haciendo el Imperio era crear un camino de poblados y fortificaciones que conectaran sus dominios con los de las otras naciones, para que, en caso de presentarse la oportunidad, invadirlas.

Viendo que la diversidad que había presenciado cuando recorrió el mundo se vería amenazada si Myethur seguía con su plan, Golias desertó, y se retiró a vivir en una granja en un pequeño poblado a mitad de camino entre los dominios de Myethur y Paduras.

La niña y los demonios

Un día, camino a su granja, Golias se detiene a pasar la noche en una pequeña choza, donde viven un hombre, su esposa y su pequeña hija.
Allí, el hombre le cuenta al guerrero que desde que nació la niña escuchan ruidos extraños en la casa, que las vacas no dan tanta leche como antes, que los cultivos se secan o se pudren antes de que puedan cosecharlos y viven con una sensación de amenaza constante.
Golias reconoce que todo esto puede ser causado por una maldición, o por algo peor: demonios, por lo que les promete a la pareja que investigará y volverá con ayuda.
Golias, entonces, viaja al monasterio de Kim’on, donde vive su viejo amigo Unien.
Luego de conversar con Unien, los dos se dan cuenta de que es probable que la casa sea un vórtice al Abismo, por lo que Golias vuelve a advertir a la familia que dejen la granja, pero cuando llega, encuentra a los padres heridos mortalmente y a la niña llorando.
Las lágrimas de la niña curan milagrosamente a sus padres, y Golias les sugiere llevarse a la chica consigo, para protegerla de futuros ataques de espíritus, y los padres, comprendiendo que la niña estaría mejor protegida con el viejo guerrero que con ellos, aceptan.

Atacados nuevamente

Los siguientes años transcurrieron sin mayores percances, pero aún así, Golias siempre se mantuvo alerta a las señales demoníacas.
Sin embargo, cuando Ruha, su hija adoptiva, cumplió 16 años, los malos presagios se volvieron a manifestar, culminando en un asalto contra el hogar del guerrero.
El hombre logró hacer que la joven escapara mientras que él luchaba contra los demonios.
Luego de la lucha, Golias comprendió que la aparición de Ruha, con sus poderes milagrosos, la manifestación de los demonios, el reciente descubrimiento del extraño oro rojo en Kemenar y la tensión política creciente, con Myethur movilizando tropas hacia el norte, probablemente estuviera conectado…

Golias

Heryen Essan126