Beliond

Beliond a diferencia de los otros señores feudales de Heryen no proviene de un linaje de nobles.
En su juventud, ayudó a expulsar del reino a un grupo de rebeldes que habían tomado el Fuerte Gris y el Rey Aestur lo recompensó nombrandoló Guardián del Fuerte. Algunos años más tarde el señor del Fuerte Gris, Sirgun, murió bajo circunstancias dudosas dejando a Beliond como Senescal del fuerte.
Desde entonces controla celosamente todo lo que ingresa del exterior por el Paso del Oeste.
No tiene una buena relación con los otros señores feudales y nunca es invitado a las asambleas que se celebran en el Palacio de la Brisa por no ser un noble.
Como Senescal su papel no es el de gobernar, sino el de mantener el orden y proteger a los pueblos que se encuentran en las cercanías del fuerte. No tiene un pueblo que lo siga fielmente, sino que los habitantes de los poblados responden directamente a la autoridad del Rey.
Se dice que es un hombre corrupto que responde exclusivamente a intereses económicos, otorgando audiencias solo al que posea algo de valor suficiente para comprar unos minutos de su tiempo.
Además de decirse que tiene costumbres de una ética y moral cuestionable, se remarca el poco cuidado que tiene en lo referido a la higiene. Viste ropas harapientas, manchadas y sucias, tiene bigotes desprolijos y un pelo grasoso que le cae hasta los hombros.

Beliond

Heryen Essan126